Hígado graso

Tomar café por las mañanas puede ayudar con el hígado graso

Tomas café para animarte por la mañana y superar el cansancio de media tarde. Resulta que hay otra buena razón para hacer del café parte de tu rutina diaria: la salud del hígado.

Contrario a lo que muchos puedan llegar a pensar, hay amplia evidencia de que el café es bueno para el hígado. De hecho, la investigación muestra que las personas que beben café tienen un menor riesgo de desarrollar la enfermedad del hígado graso no alcohólico, e incluso se estudian sus potenciales efectos positivos para prevenir daños más graves como la fibrosis y cirrosis del hígado.

Este artículo describe cuáles son los efectos y beneficios del café en personas que tienen hígado graso.

RELACIONADOS:

Café y enfermedad del hígado graso

La enfermedad del hígado graso no alcohólico ocurre cuando se acumula grasa en demasía en las células del hígado. Afecta a 1 de cada 4 personas los países desarrollados, principalmente en aquellas que tienen exceso de peso, diabetes o colesterol alto. Si bien el hígado graso es una enfermedad silenciosa y no presenta síntomas, con el tiempo, puede causar inflamación y daño en el hígado lo que resulta en cirrosis o cicatrización del hígado. Esa cicatrización puede provocar cáncer de hígado o insuficiencia hepática.

El café es una de las bebidas más populares del mundo. Eso ha llevado a muchos investigadores a explorar los efectos en la salud hepática. En general, esos estudios son buenas noticias para la salud del hígado.

El café parece proteger a las personas que tienen problemas hepáticos, en particular en aquellos que sufren de hígado graos no alcohólico. También hay evidencia de que el café es beneficioso para las personas con hepatitis C, un virus que infecta el hígado y puede provocar cirrosis y cáncer de hígado.

En las personas que ya tienen la enfermedad del hígado graso no alcohólico, el consumo regular de café reduce las probabilidades de desarrollar cirrosis. Y entre las personas que tienen cirrosis, las que beben más café tienen menos probabilidades de morir a causa de la enfermedad.

Los investigadores han descubierto que es menos probable que los bebedores de café tengan:

  • Cáncer de hígado
  • Fibrosis, una enfermedad que hace que se forme tejido cicatricial dentro del hígado. Es una reacción a condiciones como la hepatitis o el trastorno por consumo de alcohol.
  • Cirrosis, una etapa tardía de la fibrosis. A medida que esta enfermedad empeora, a su hígado le cuesta más hacer su trabajo.
  • Enfermedad del hígado graso no relacionado con el alcohol, que se desarrolla cuando las células del hígado almacenan demasiada grasa. Esto también evita que su hígado funcione como debería.

Si eres un gran amante del café, las noticias mejoran. Cuanto más tome, más disminuirán sus posibilidades de enfermedad hepática. En un estudio, los investigadores encontraron que tomar 2 tazas al día reducía las probabilidades de cirrosis en hasta un 44 %, y 4 tazas al día las reducían hasta en un 65 %. 1

Beber regularmente cantidades moderadas de café puede prevenir el cáncer de hígado: la Organización Mundial de la Salud confirmó recientemente este riesgo reducido después de revisar más de 1,000 estudios en humanos. Los estudios han encontrado que el café ayuda a hombres y mujeres por igual. Y los beneficios aparecen sin importar cómo se prepara el café: filtrado, instantáneo o espresso. 2,3

RELACIONADOS:

Cómo ayuda el café

Los investigadores sospechan que los beneficios para la salud del hígado se pueden atribuir a las propiedades antiinflamatorias o antifibróticas del café. Además de la cafeína, el café tiene más de 1000 sustancias químicas. Los expertos todavía están tratando de descubrir qué hace el cuerpo con ellas que hace que el café sea bueno para el hígado. Aquí hay algunas pistas de cómo el café ayuda al hígado graso:

  • Cuando su cuerpo digiere la cafeína, produce una sustancia química llamada paraxantina que retarda el crecimiento del tejido cicatricial involucrado en la fibrosis. Eso puede ayudar a combatir el cáncer de hígado, la cirrosis relacionada con el alcohol, la enfermedad del hígado graso no relacionado con el alcohol y la hepatitis C.
  • Dos químicos en el café, kahweol y cafestol, pueden ayudar a combatir el cáncer. Los médicos no están seguros de qué tan poderoso es el efecto, pero algunos piensan que cantidades moderadas de café sin azúcar podrían funcionar junto con los tratamientos principales para el tipo más común de cáncer de hígado, el carcinoma hepatocelular.
  • Los ácidos del café pueden actuar contra el virus que causa la hepatitis B. Un estudio encontró que el café descafeinado podría tener el mismo beneficio.

¿El café descafeinado es bueno para el hígado?

Si bien, no todos los procesos fisiológicos del por qué el café es bueno para el hígado se conocen, se estima que gran parte de los efectos beneficiosos provienen de la cafeína. Entonces es mejor consumir café normal, no descafeinado, todos los días para obtener los beneficios para el hígado. Aunque hay otros componentes que también se encuentran en el descafeinado que pueden ayudar, el café contiene antioxidantes y otros compuestos que juegan un papel importante en la disminución de la inflamación del hígado.

RELACIONADOS:

¿Cuánto café es bueno tomar por día?

En este caso, menos no es más. Para obtener sus beneficios se recomiendan al menos tres tazas todos los días. Y si tiene hepatitis o enfermedad del hígado graso, aún más, hasta cuatro, cinco tazas al día, podría ser útil.

Sin embargo, no todos pueden manejar tanto café sin sufrir de sus efectos adversos. El exceso de café puede desencadenar dolores de cabeza, dificultad para conciliar el sueño, ansiedad y nerviosismo en algunas personas. Las personas que desarrollan acidez estomacal o problemas gastrointestinales deben ajustar su consumo según lo que puedan tolerar. Por tanto, pruebe con dos tazas por día, y vaya subiendo hasta encontrar su cantidad adecuada.

Si tiene un ritmo cardíaco irregular u otros problemas cardíacos, el exceso de café puede ser peligroso. El café también podría causar problemas si tiene cáncer de pulmón. En tales casos, mantente alejado hasta que hables con tu médico para que te aconseje.

Eso sí, si vas a tomar una cantidad importante de café para el hígado, saltea la crema y el azúcar. Dado que las personas con enfermedad del hígado graso tienen problemas como diabetes y obesidad, es especialmente importante no agregar grasa ni azúcar adicionales a su café. Si simplemente no puede tolerar el café negro, cambie el azúcar por sustitutos del azúcar para diabéticos, y agregue leches vegetales o descremadas para suavizarlo.

RELACIONADOS:

Cómo tener un hígado sano

Beber café es solo una forma de mantener el hígado sano. También es importante alejarse de otros factores que pueden dañar el hígado. Aquí van algunos consejos además de tomar café para tener un hígado sano:

  • Dieta saludable. Coma más alimentos ricos en fibra, como frutas y verduras y cereales integrales. Reduzca la cantidad de grasas saturadas, grasas trans y grasas hidrogenadas en su dieta. Las grasas saturadas se encuentran en alimentos fritos, carnes rojas y productos lácteos. Las grasas trans e hidrogenadas se encuentran en los alimentos procesados.
  • El hígado es el primer órgano en metabolizar los alimentos que comemos. Comer muchos alimentos con alto contenido de azúcar y grasas saturadas puede conducir a la enfermedad del hígado graso. Y, por supuesto, el consumo excesivo de alcohol puede dañar permanentemente el hígado y provocar cirrosis.
  • Vigilar su peso corporal también puede ayudar. La obesidad, en particular, la obesidad abdominal o central, es un factor de riesgo importante para desarrollar la enfermedad del hígado graso. Junto con una dieta equilibrada y ejercicio regular, se puede lograr y mantener un peso saludable. Apunta al índice de masa corporal (IMC) ideal. Los valores saludables recomendados están entre 18,5 y 22,9 para la mayoría de las personas.
  • Vacúnese contra la hepatitis A y B, ambas infecciones virales del hígado. La hepatitis A se contrae por alimentos y agua contaminados; evite los mariscos o crustáceos crudos o contaminados. La hepatitis B se puede contraer por contacto sexual, sangre contaminada y agujas. Si decide no vacunarse contra la hepatitis B, practique sexo más seguro. Hable con su médico de familia acerca de estas vacunas.
  • Haga ejercicio regularmente y tenga un estilo de vida activo. El ejercicio regular es clave para un hígado saludable. El ejercicio disminuye el estrés en el hígado, aumenta los niveles de energía y ayuda a prevenir la obesidad, un factor de riesgo para la enfermedad hepática. Trate de hacer un total de 150 minutos de ejercicio, como caminar a paso ligero o nadar por semana.

RESUMEN

Varios estudios han encontrado que beber café está asociado con un menor riesgo de enfermedad hepática crónica y otras condiciones de salud del hígado.

Si bien el café no hace milagros y no revertirá por completo la enfermedad hepática o el daño causado por el consumo excesivo de alcohol,puede ser un paso delicioso y satisfactorio hacia un hígado más sano.

REFERENCIAS

  1. Coffee consumption and the liver – the potential health benefits. Fuente
  2. Coffee consumption and risk of nonalcoholic fatty liver disease: a systematic review and meta-analysis. Fuente
  3. Coffee Consumption and Non-alcoholic Fatty Liver Disease: An Umbrella Review and a Systematic Review and Meta-analysis. Fuente
  4. Coffee and nonalcoholic fatty liver disease: A review Fuente
Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos obligatorios marcados*

Artículos recientes

Cómo incorporar el ayuno en tu rutina diaria de forma saludable

Descubre cómo incorporar de manera saludable el ayuno intermitente en tu rutina diaria. Leer más

Explorando la conexión entre el ayuno y la longevidad

Explorando la conexión entre el ayuno intermitente y la longevidad: descubra cómo una dieta restrictiva puede prolongar la vida. Leer más

Ayuno y su efecto en el sistema inmunológico

Descubra cómo el ayuno puede potenciar su sistema inmunológico y fortalecer las defensas de su cuerpo. Leer más