Hígado graso

¿El Whey Protein es malo para el hígado graso?

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es la enfermedad hepática crónica más común en el mundo y en muchos casos puede dar lugar a complicaciones graves. Tanto tomar Whey Protein como seguir una dieta alta en proteínas puede hacer que el exceso de grasa del hígado se reduzca. Dos nuevos estudios publicados en la revista Liver International muestra qué procesos moleculares y fisiológicos están potencialmente involucrados. ¿Por qué el Whey Protein parece ser malo para el hígado graso?

RELACIONADOS:

Causas y consecuencias del hígado graso no alcohólico

Si bien tener una cantidad moderada de grasa en el hígado es normal, tener un exceso puede ser malo incluso peligroso para su cuerpo. La enfermedad del hígado graso no alcohólico se asocia con obesidad, diabetes tipo 2, presión arterial alta y trastornos de los lípidos. Si no se trata, el hígado graso puede dar lugar a fibrosis y cirrosis con consecuencias potencialmente mortales.

Las causas de la enfermedad van desde un estilo de vida poco saludable, es decir, comer demasiados alimentos ricos en grasas y azúcares y falta de ejercicio, hasta componentes genéticos. De hecho, hoy en día, no hay tratamientos farmacológicos para la enfermedad sino que se trata de hacer cambios en su estilo de vida, y todo indica que aumentar el consumo de proteínas, incluso en forma de Whey puede no sólo no ser malo sino ayudar a revertir el hígado graso.

Tomar Whey Protein puede ayudar al hígado graso

Si bien se necesitan más estudios para confirmar los efectos del Whey Protein en el hígado graso, aparentemente la evidencia indica que el Whey Protein puede tener sus beneficios.

Un estudio donde se suplementaron 11 mujeres obesas con 60 gramos de Whey Protein todos los días durante 4 semanas demostró que la grasa del hígado disminuyó en un 20 %. (1) El estudio afirma que el Whey Protein mejora la esteatosis hepática y los perfiles de lípidos plasmáticos en pacientes obesos no diabéticos, sin efectos adversos sobre la tolerancia a la glucosa.

Otro equipo de investigación dirigido por Ramich y Pfeiffer investigó cómo el contenido de proteínas de los alimentos influye en la cantidad de grasa hepática en personas obesas con hígado graso no alcohólico. Para ello, 19 participantes debían seguir una dieta con alto o bajo contenido proteico durante tres semanas. Posteriormente se realizó una cirugía para tratar la obesidad (cirugía bariátrica) y se recogieron muestras de hígado.

El análisis de las muestras mostró que una dieta baja en calorías y alta en proteínas disminuyó la grasa del hígado de manera más efectiva que una dieta baja en calorías y baja en proteínas: mientras que el contenido de grasa en el hígado en el grupo alto en proteínas disminuyó alrededor de un 40%, la cantidad de grasa en las muestras de hígado del grupo bajo en proteínas se mantuvo sin cambios. Los participantes del estudio en ambos grupos perdieron un total de alrededor de cinco kilogramos.

Entonces, hasta ahora los estudios sugieren que el Whey Protein, lejos de ser malo para el hígado graso, es potencialmente bueno. ¿Por qué ocurre esto?

RELACIONADOS:

Por qué el Whey no es malo y puede ser bueno para el hígado graso

En suma, el efecto positivo del Whey en la salud del hígado puede explicarse fácilmente por el conocido
efecto saciente de la proteína. En el primer estudio el grupo del Whey Protein disminuyó la ingesta no solo de proteínas dietéticas, sino también de carbohidratos malos y grasas en la dieta. Por lo tanto, es posible que reducir la carga de carbohidratos y grasas contribuya a la reducción de triglicéridos y grasa del hígado típico de la esteatosis hepática.

“Además de una reducción en la ingesta espontánea de carbohidratos y grasas, es posible que una ingesta alta de proteínas también reduzca la grasa hepática a través de efectos más directos. Se sabe que una dieta rica en proteínas mejorar la termogénesis. Al menos en parte, al alto costo energético de la síntesis de urea y conversión de aminoácido en glucosa.” Dado que estos dos procesos toman lugar en el hígado, uno puede esperar que el aumento de energía oxide las grasas que se ubiquen en dicho órgano.

Los investigadores del segundo estudio asumen que el efecto positivo del Whey Protein en el hígado graso se debe principalmente al hecho de que se suprime la absorción, el almacenamiento y la síntesis de grasas. Así lo indican los extensos análisis genéticos de las muestras de hígado que realizaron el profesor Stephan Herzig y su equipo en Helmholtz Zentrum München. Según estos análisis, numerosos genes que son responsables de la absorción, el almacenamiento y la síntesis de grasa en el hígado estaban menos activos después de la dieta alta en proteínas que después de la dieta baja en proteínas.

REFERENCIAS

  1. Effects of a whey protein supplementation on intrahepatocellular lipids in obese female patients. Fuente
  2. High-protein diet more effectively reduces hepatic fat than low-protein diet despite lower autophagy and FGF21 levels. Fuente
Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos obligatorios marcados*

Artículos recientes

Dieta keto y bebidas zero

Descubre la relación entre la dieta cetogénica o keto y las bebidas zero, una opción baja en carbohidratos para quienes siguen este plan alimenticio. Leer más

Ayuno intermitente y jugos gástricos

Ayuno intermitente y jugos gastricos Leer más

Mejores dietas para el tratamiento del hígado graso

Exploramos las mejores dietas para combatir el hígado graso, un problema de salud cada vez más común. Leer más