Categorías: Hígado graso

¿Qué tomar para el hígado graso?

Si le han diagnosticado hígado graso o enfermedad del hígado graso no alcohólico o NAFLD, es posible que se pregunte qué puede tomar para ayudar a revertir la afección.

La enfermedad del hígado graso (esteatosis) ocurre cuando se acumulan cantidades excesivas de grasa en las células del hígado. Si un hígado contiene más del 10% de su peso en grasa, entonces tiene enfermedad de hígado graso y puede correr el riesgo de desarrollar las complicaciones asociadas.

Aquí exploraremos un espectro de bebidas saludables y bebidas no saludables que tomar o no si tiene la enfermedad del hígado graso.

RELACIONADOS:

Qué no tomar para el hígado graso:

1. Evite el alcohol

No es novedad que si sufre de hígado graso, tomar alcohol no es una buena idea. El alcohol es la principal causa de la enfermedad del hígado graso alcohólico (ALD por sus sigla en inglés) y debe evitarse cuando se trata de curar un hígado graso. El alcohol también es cancerígeno y nocivo para los humanos y uno de los principales impulsores de múltiples tipos de cáncer en el cuerpo. El consumo de alcohol puede provocar la enfermedad del hígado graso alcohólico que a su vez se traduce en complicaciones de salud graves, como el agrandamiento del hígado, la hepatitis alcohólica y la cirrosis alcohólica.

2. Evite los refrescos azucarados

Los estudios científicos han demostrado que el consumo excesivo de refrescos azucarados con azúcar y fructosa es una de las principales causas de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en todo el mundo. (1)

Esto ocurre porque el exceso de azúcar consumido en los refrescos se almacena como grasa en el hígado. Los refrescos azucarados tienen jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y glucosa. Cuando consume refrescos, la grasa se acumula en el hígado, y el efecto primario de la fructosa da lugar a productos finales de glicación que aumentan el daño hepático y la inflamación del hígado.

3. Evite los jugos de frutas de supermercado

¿Sabías que hay básicamente la misma cantidad de azúcar en los jugos de frutas que en los refrescos azucarados? Es el azúcar sin refinar en los jugos de frutas que es tan malo para el hígado como los refrescos. El exceso de azúcar, que su cuerpo no utiliza, se convertirá en grasa y se depositará en sus órganos internos, lo que puede provocar un empeoramiento del hígado graso. Por eso es tan importante reducir los jugos de frutas con exceso de azúcar para mejorar la salud de su hígado.

Si tiene antojo de algo dulce, coma una fruta fresca con toda su fibra natural y vitaminas, esto ayudará a reducir la avalancha de azúcar en su cuerpo y lo hará sentir más “lleno” mientras satisface sus antojos de dulzura.

Siempre revise la etiqueta de una bebida antes de tomarla, ¡y esté atento a los azúcares agregados! Ya sean batidos, chocolates caliente, asegúrese de comprobar si hay azúcares añadidos para ver cuánto contiene. Es importante comprender que no es necesario que haya azúcar adicional en su dieta, por lo que cuanto menos coma, más saludable se volverá usted y su hígado.

RELACIONADO: Síntomas de hígado graso

Qué si es bueno tomar para el hígado graso

1. Mucha agua

Tomar la cantidad de agua que el cuerpo necesita por día es uno de los pasos más importantes para curar el hígado graso. Beber mucha agua natural y libre de agregados es la mejor manera de ayudar a sanar el hígado graso. Si vives en una ciudad donde el agua del grifo sabe mal, puedes probar con sistemas de filtro, así como aguas minerales de origen natural. Si estás dudando en comprar agua natural o un jugo, recuerda que mantenerse hidratado y sustituir las bebidas azucaradas por agua es extremadamente útil para deshacerse del hígado graso.

2. Té verde

El té verde es una de las mejores bebidas que tomar para el hígado graso, y la buena noticia es que además puede tener una variedad de beneficios para la salud adicionales. El té verde contiene flavonoides, moléculas con propiedades antioxidantes saludables. Se ha demostrado que los flavonoides y catequinas del té verde reducen el estrés oxidativo y ejercen efectos positivos en el sistema inmune además de proteger el corazón. Además, según estudios en animales, los flavonoides del té verde han demostrado disminuir los niveles de triglicéridos y colesterol total, lo que brinda beneficios positivos para la salud del hígado. (2)

3. Café negro

A pesar de que muchos puedan intuir que el café puede ser malo para el hígado, la ciencia apunta a lo contrario. Se ha asociado una mayor ingesta de cafeína a un menor riesgo de hígado graso NAFLD, lo que sugiere un posible efecto protector en el hígado. (3)

Incluso algunos estudios afirman aquellos que beben café regularmente pueden tener una disminución del 40 por ciento en el riesgo de cáncer de hígado. Los científicos creen que la reducción del riesgo de cáncer de hígado se debe a las propiedades protectoras que el café puede tener sobre el hígado en general. (4)

Y para colmo, otro estudio ha demostrado que existe una relación inversa entre el riesgo de cáncer de hígado y la enfermedad hepática crónica (como el hígado graso no alcohólico) y el consumo de café (5). Entonces, esto muestra que beber café puede tener beneficios para la salud del hígado graso, recuerda siempre estamos hablando de café negro sin azúcar agregado.

4. Bebidas de cacao (sin azúcar agregado)

Sí, tomar chocolate sin azúcar podría ser bueno para el hígado. Los posibles efectos positivos de la suplementación con cacao para el hígado se asocian a sus flavonoles, y son varios los estudios que respaldan este hecho.

En suma, tomar cacao sin azúcar regularmente puede tener efectos positivos en la circulación y regularizar la presión arterial al suavizar las células musculares de los vasos sanguíneos para relajarlos y ensancharlos. ¡Así que tomar un delicioso chocolate caliente o prepararse un postre saludable con base de cacao puede estar haciéndole un favor a tu cuerpo y a tu hígado!

Combina cacao en polvo y un edulcorante natural como la stevia o el eritriol, si quieres ser más cuidadoso y original, puedes optar por leche de almendras baja en azúcar. ¡Antes de comprar asegúrese de leer la lista de ingredientes ya que la mayoría de los chocolates y cacaos del supermercado tienen muchos azúcares añadidos que son malos para el hígado!

5. Aguas saborizadas con lima y pepino

El agua con gas con un chorrito de jugo de lima o limón y unas rodajas de pepeina es una alternativa refrescante y saludable a los típicos jugos de frutas o refrescos con gas de supermercado.

Los limones no tienen un alto contenido de azúcar, por lo que agregar esto a su agua con gas es una excelente manera de satisfacer los antojos de bebidas gaseosas si las obtiene. A su vez el pepino aporta vitamina B-9, necesaria para la formación de los glóbulos rojos y para el correcto funcionamiento de las células del hígado.

RESUMEN

Para mejorar la salud de su cuerpo y revertir el hígado graso, es importante que aprenda a diferenciar que es bueno tomar y que no. Siempre opte por agua como bebida de todos los días para sanar su hígado graso y reduzca al máximo el azúcar y el alcohol. Si es una persona que no está acostumbrada a tomar agua sustitúyala por bebidas saborizadas naturales, agregue lima limón y sustitutos del azúcar naturales al agua mineral. La buena noticia el café y el té verde se pueden tomar con hígado graso, incluso podrían tener amplios beneficios para revertir esta afección.

REFERENCIAS

Fructose and sugar: A major mediator of non-alcoholic fatty liver disease. Fuente

Effect of green tea consumption on blood lipids: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Fuente

Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos obligatorios marcados*