Categorías: Hígado graso

¿El huevo es malo para el hígado graso?

Los huevos son un alimento rico en nutrientes, proteínas y vitaminas. Sin embargo, debido a que contienen colesterol y la yema contiene grasas podrías pensar que comer muchos huevos es malo para el hígado, en particular si te han diagnosticado con hígado graso.

Este artículo analiza los efectos de comer huevos en la salud del hígado. ¿El huevo es malo para el hígado graso?

RELACIONADOS:

Comer huevo no es malo para el hígado

El huevo tiene una muy mala reputación como alimento hace años, esto es debido a su alto contenido de colesterol. Es frecuente suponer que una dieta alta en colesterol está asociada con niveles altos de colesterol en la sangre, lo que se asocia con triglicéridos altos y el desarrollo del hígado graso.

Sin embargo, muchos estudios científicos afirman que el colesterol que ingerimos en nuestra dieta tiene poca o casi ninguna influencia en los niveles de colesterol y grasa del hígado. De hecho, investigaciones apoyan al día de que comer de 3 a 6 huevos por semana no es malo para el hígado, sino que podría tener sus beneficios (1,2,3,4)

¿Por qué el huevo no es malo para el hígado graso? Los huevos son una fuente de proteínas de alto valor biológico, proporcionan aminoácidos esenciales, que son elementos que nuestro cuerpo no puede producir pero que son necesarios para la formación de nuestras proteínas. Y aportar una cantidad suficiente de proteínas es beneficioso para nuestro hígado.

Un equipo de investigación alemán investigó cómo el contenido de proteínas de los alimentos influye en la cantidad de grasa hepática en personas obesas con hígado graso no alcohólico. Para ello, los 19 participantes debían seguir una dieta con alto o bajo contenido proteico durante tres semanas. Posteriormente se realizó una cirugía para tratar la obesidad (cirugía bariátrica) y se recogieron muestras de hígado.

Los investigadores asumen que el efecto positivo de una dieta rica en proteínas que incluye el huevo se debe principalmente al hecho de que se suprime la absorción, el almacenamiento y la síntesis de grasas. Así lo indican los extensos análisis genéticos de las muestras de hígado que realizaron los investigadores. Según estos análisis, numerosos genes que son responsables de la absorción, el almacenamiento y la síntesis de grasa en el hígado estaban menos activos después de la dieta alta en proteínas que después de la dieta baja en proteínas.

Entonces si bien se necesitan más estudios para confirmar si el huevo es malo para el hígado graso, aparentemente la evidencia indica que el huevo es potencialmente bueno.

¿Puedo comer huevos todos los días si tengo hígado graso?

Si en tu dieta ya incluyes suficientes alimentos ricos proteínas (que no sean los huevos), no será bueno su exceso. Una cantidad mayor de las proteínas que necesitas por día puede aumentar el trabajo del hígado y los riñones.

Cómo regla general, comer 3 – 4 huevos medianos no es malo para el hígado graso incluso comiendo todos los días. Consejo: cocinálos de manera saludable ( hervidos revueltos, cocidos, escalfados) evitando agregar calorías innecesarias (fritas).

Recuerda que el punto fundamental para controlar el hígado graso es reducir los dulces, grasas saturadas y alimentos procesados. Si buscas controlar los valores de colesterol debes reducir el consumo de carnes rojas y grasas trans. Teniendo en cuenta que en el huevo la cantidad de este tipo de grasa es muy baja en el huevo y dado su alto contenido nutricional, puedes comer huevos en una dieta para hígado graso.

RELACIONADO:

Nutrientes del huevo

Un huevo duro de tamaño grande pesa unos 50 g y contiene alrededor de 65 calorías. La cantidad de proteínas de un huevo promedio es de 6 g. (6) Unos 5 g corresponden a grasas de los cuales 1,9 son monoinsaturadas y 1,5 g saturadas. El contenido de carbohidratos del huevo es de aproximadamente un 1 g. El huevo es considerado uno de los alimentos más completos en nutrientes y en cantidades normales, no es malo para el hígado graso.

Los huevos también contienen grasas beneficiosas para la salud del hígado (mono y poliinsaturadas), minerales (hierro, fósforo, magnesio) y vitaminas (B12, ácido fólico, vitamina D, etc). Además su aporte de calorías es bajo. Ahora como todo en nutrición, no esperes recuperar tu hígado graso sólo comiendo huevo, sino que es importante acompañar las proteínas con una alimentación balanceada.

RELACIONADOS:

¿Qué sí es malo para el hígado graso?

Las causas de la enfermedad del hígado graso no alcohólico suelen ser varias. Por lo general se asocian a un estilo de vida poco saludable, es decir, comer demasiados alimentos ricos en grasas de mala calidad y azúcares y falta de ejercicio, pero puede aparecer hasta componentes genéticos.

En cuanto a los alimentos, es claro que lo malo para el hígado es una alimentación alta en azúcares, cuando el azúcar se consume en exceso da lugar a la formación de triglicéridos que contribuyen a tener un hígado graso. Si planea consumir demasiados dulces, y lo combina con alcohol esto puede contribuir al daño hepático mucho más que el huevo.

Hoy en día, no hay tratamientos farmacológicos para la enfermedad sino que se trata de hacer cambios en su estilo de vida, y todo indica que comer huevos no es malo para el hígado graso, incluso en puede ayudar a revertirlo.

REFERENCIAS

  • 1.Egg consumption and risk of non-alcoholic fatty liver disease. Fuente
  • 2.Egg Consumption and Heart Health: A Review. Fuente
  • 3.Rethinking dietary cholesterol. Fuente
  • 4.Daily egg consumption in hyperlipidemic adults. Fuente
  • 5. High-protein diet more effectively reduces hepatic fat than low-protein diet despite lower autophagy and FGF21 levels
Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos obligatorios marcados*