Categorías: Ayuno

¿Ayuno y no adelgazo? Desentrañando los misterios de la dieta intermitente

Muchas veces nos inundamos de información en la búsqueda constante de una forma de bajar de peso. Uno de estos consejos comúnmente proporcionados es el ayuno intermitente. Pero, ¿qué ocurre cuando pruebas el ayuno y no adelgazas? Si te haces esta pregunta, has llegado al lugar correcto. Este artículo te llevará a través de un viaje de comprensión de por qué puedes estar experimentando esta situación y cómo mejorarla.

RELACIONADOS:

La ciencia detrás del ayuno intermitente

El ayuno intermitente es una forma singular de alimentación que se centra más en cuándo comes y no tanto en qué comes. Se trata de establecer periodos de ingesta y ayuno. Pero, ¿cómo funciona exactamente esta dieta y por qué podría hacer que alguien baje de peso? La respuesta a esta pregunta es doble; autofagia y cetosis.

Autofagia

El proceso de autofagia implica la descomposición de las células dañadas en el cuerpo. Cuando se daña un órgano, el cuerpo entra en un estado de autofagia para descomponer y reciclar las células dañadas. Durante el ayuno, las células de nuestro cuerpo experimentan un proceso similar que puede ayudar a descomponer el exceso de grasa. Es decir, cuando haces ayuno no solo su cuerpo hace cambios para adelgazar, sino también ayunar ayuda a elimina residuos propios de las células.

Cetosis y ayuno

La cetosis se da cuando el cuerpo comienza a utilizar la grasa como fuente principal de energía. Esto también ocurre durante el ayuno porque la glucosa que normalmente utiliza se agota por la falta de consumo de alimentos. Al ser la cetosis una forma de producir energía a partir de sus reservas de grasa, puede llevar a la pérdida de peso.
Sin embargo, debido a que la cetosis se correlaciona con la pérdida de peso por pérdida de agua es posible que contribuya a adelgazar de una manera no esperada para ti. Durante los primeros días de cetosis, su cuerpo pierde varios kilos por la eliminación de agua, que luego está perdida se estanca. Y ahí es cuando aparece la perspectiva de ayuno y no adelgazo. Pero no te desanimes, esto es normal, mientras ayunas puedes seguir adelgazando pero a un ritmo más adecuado y saludable.

Ayuno intermitente: Realidad vs Expectativas

Muchas veces, la realidad del ayuno intermitente no cumple con nuestras expectativas. Se nos ha hecho creer que simplemente al no comer durante cierto período, la balanza demostrará una cifra mágicamente inferior. Sin embargo, hay muchas variables que podrían estar interfiriendo.

Recuerda que para adelgazar, el déficit calórico es mandatorio. Si a pesar del ayuno, las calorías totales del día que ingieres superan a las que gastas, no estarías cumpliendo con el déficit calórico y aunque estes en ayuno no adelgaces.

Ponte metas realizables y si quieres adelgazar llega a un acuerdo sobre tus porciones. Si no estás seguro de cuanta cantidad de alimento necesita tu cuerpo para perder peso y mantenerte saludable siempre es una buena idea consultarle a su nutricionista.

Errores comunes durante el ayuno intermitente

Hay varias razones por las que puedes estar experimentando un estancamiento en tu pérdida de peso mientras practicas el ayuno intermitente. Algunos de los errores más comunes incluyen consumir demasiadas calorías durante el período de alimentación, no consumir suficientes nutrientes, no respetar los tiempos de ayuno, y esperar resultados inmediatos.

Soluciones prácticas

Mejorar los resultados en tu pérdida de peso con el ayuno intermitente puede requerir algunos ajustes. Considera los siguientes: lleva un registro de tus porciones, asegúrate de consumir una dieta bien balanceada rica en nutrientes, mantén una rutina de ejercicio moderado y dale tiempo a tu cuerpo para adaptarse al ayuno.

A pesar de todo, hay que tener presente que cada organismo es diferente y puede reaccionar de manera distinta al ayuno intermitente. Las hormonas, el estrés, el sueño, son solo algunos factores que pueden alterar los resultados de tu pérdida de peso, incluso cuando estás practicando el ayuno.

Resumen

El ayuno intermitente puede ser una herramienta muy útil para la pérdida de peso, pero no siempre es una solución mágica. Si has estado experimentando un estancamiento en tu pérdida de peso durante el ayuno, es importante recordar que no estás solo. Este artículo ha proporcionado algunas pautas para ayudarte a entender por qué puede estar sucediendo esto y cómo podrías solucionarlo. Recuerda, lo más importante es que pruebes distintas estrategias hasta encontrar la que funciona para ti.

Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Artículos recientes

Vitaminas y minerales recomendadas para hígado graso

Descubre qué vitaminas y minerales son esenciales para combatir el hígado graso en nuestra última edición. Leer más

El ejercicio: un arma poderosa contra el hígado graso

El Ejercicio: capaz de combatir el hígado graso, una condición que afecta a millones en todo el mundo. Leer más

Función crucial de los Linfocitos B en nuestro cuerpo

Descubra la importancia de los linfocitos B, defensores vitales de nuestro organismo. Leer más