Categorías: Pérdida de peso

¿Por qué no puedo bajar de peso, incluso comiendo sano?

Hace ya ha un tiempo que ha notado unos kilos de más en tu cuerpo, se ha despertado y decidido por hacer un cambio en el año. ¿La meta? Perder peso. Ha eliminado la comida rápida, ha empezado a comer sano y se ha comprometido con una rutina de ejercicios. Pero los números en la balanza no se han movido. Probablemente se pregunte ¿Qué está pasando?

Seré el primero en decirle que no está solo. En el proceso de adelgazamiento es frecuente que su cuerpo alcance un punto en el que se estabilice. Cómo si su cuerpo se defendiese, es posible que pueda perder bastante peso al principio, sin mucho esfuerzo. Sin embargo, la pérdida de peso puede enlentecerse o parar por completo después de un tiempo. Quizás incluso comiendo sano puedes notar este patrón.

Este artículo contiene consejos prácticos sobre cómo romper la meseta y llevar una nutrición adecuada para que las cosas se muevan nuevamente y enumera algunas razones comunes por las que no está perdiendo peso, incluso comiendo sano.


7 Razones por las que no puede bajar de peso aún comiendo sano

Tratar de encontrar una solución universal para perder peso puede ser la principal razón que le impide alcanzar ese peso saludable buscado. Además, perder peso requiere de un tiempo considerable, tratar de lograr resultados en unas pocas semanas probablemente lo llevará a perder la motivación y tirar la toalla.

Aunque el déficit de calorías es necesario para bajar de peso y se puede lograr sólo con la dieta, la pérdida de peso rápida no es sostenible. Por eso es que la mayoría de los nutricionistas no recomiendan reducir la ingesta diaria de calorías en más de 200-300 kcal; esto puede modificar el metabolismo del cuerpo, además, provocando una sensación de hambre fuerte, lo que hace que el proceso de pérdida de peso sea difícil y desagradable.

Si no puede bajar de peso, evite la adherencia a una nutrición monótona incluso cuando sus ingredientes se consideran sanos. Esto está lejos de ser el mejor parámetro para perder peso a largo plazo, ya que suele llevar al aburrimiento y la falta de nutrientes. Aquí van algunas razones por las que probablemente no pueda bajar de peso comiendo sano:

1. Has reducido demasiado las calorías

Sabiendo que comer demasiadas calorías probablemente te haya llevado a un aumento de peso no deseado, puede parecer una buena idea reducirlo. Pero aunque parezca poco intiuitivo esto no es lo más correcto. Las dietas muy bajas en calorías pueden generar una rápida pérdida de peso inicial, pero cuando el hambre, el aburrimiento o las circunstancias de la vida se interponen, estos planes poco realistas pueden volverse demasiado difíciles de cumplir. Esto podría llevar a ese ciclo de alimentación / atracones de comida, haciendo que alguien se sienta mal consigo mismo por fallar en lugar de ser su propio líder para ayudarlo a lograr su deseo de sentirse lo mejor posible.

2. Te encuentras en un ciclo de dietas

Seguir dietas reestrictivas, la dieta del arroz, la dieta de la piña, la dieta cetogénica, etc pueden dar lugar a el falso entendimiento de que te encuentras perdiendo peso comiendo sano cuando en realidad no lo es. Incluso hay evidencia científica de que llevar a cabo este tipo de alimentación es contraproducente para perder peso.

Es decir que las personas que realizan dietas reestrictivas, a largo plazo ganan más peso en comparación con las personas que nunca realizaron dieta. Esto es debido a mecanismos adaptativos psicobiológicos se disparan al haber un déficit en el aporte energético proveniente de los alimentos, el organismo activa un mecanismo compensatorio para no gastar energía (el gasto metabólico desciende hasta un 40%) y queda en modo ahorro. Esto nos lleva a un resultado opuesto al buscado: el famoso efecto rebote.

3. Nuncas come lo que te gusta

Comer sano es importante, pero comer rico también lo es. En lugar de eliminar los alimentos que le gustan, intente controlar el tamaño de las porciones o guarde los alimentos más ricos para ocasiones especiales. No debes castigarte eliminando los alimentos que disfrutas solo porque te gustaría perder peso, disfrutar de una comida deliciosa es uno de los placeres de la vida.

4. Entrenas mucho pero ignoras tu dieta

Es frecuente encontrar a muchas personas que tienen sobrepeso porque hacen mucho ejercicio y piensan que compensará la alimentación excesiva e innecesaria. Recuerde que al final del día, el control de su peso se reduce a aproximadamente un 70 por ciento de dieta y un 30 por ciento de ejercicio. Por lo tanto, si desea ver el éxito del gimnasio en la bálanza, es hora de echar un vistazo más de cerca a lo que come. La Organización Mundial de la Salud considera un nivel mínimo de actividad de 150 minutos de actividad física moderada por semana, y esto es suficiente para mantener la salud básica. ²

5. Sólo comes verduras con almidón

Todas las verduras tienen beneficios, son ricas en nutrientes y los nutricionistas siempre señalan que hay que comerlas. Pero cuando el almidón predomina (papas, por ejemplo) es importante controlar las porciones. Si bien comer patatas es sano y está permitido en una dieta adecuada para adelgazar, es importante consumirla en cantidades moderadas y si es posible combinarlas con otros tipos de vegetales.

6. No duerme lo suficiente

La falta de sueño puede afectar las hormonas y, en última instancia, afectar cómo tu cuerpo procesa los alimentos. A su vez la fluctuación de estas hormonas puede aumentar el hambre y los antojos de alimentos poco sanos. Cuando tienes falta de sueño tienes menos fuerza de voluntad y poca capacidad para tomar decisiones, lo que significa que es más probable que elija alimentos que inhiban su pérdida de peso. Además, cuando estás despierto por más tiempo, tienes más tiempo para comer.

7. Pasas todo el día sentado

Esa hora en el gimnasio puede no ser suficiente para combatir las diez horas que pasas sentado. Cuando te sientas durante horas sin ningún movimiento, tu cuerpo deja de producir lipasa, una enzima inhibidora de grasas que puede ser de gran ayuda para tratar de alcanzar tus objetivos de pérdida de peso. Si te sientes identificado intenta estirarte o levantarte al menos una vez por hora. Esto podría aumentar el metabolismo de hasta en un 13 por ciento.

RELACIONADOS:

Otras posibles razones que le impiden adelgazar saludablemente

Si no puede perder peso comiendo sano, aún habiendo seguido todas estas recomendaciones y consultando a un nutriconista; probablemente haya razones externas a la alimentación y la actividad fisica que hayan generando resultados no esperados.

Por ejemplo, el uso de fármacos o medicamentos que afecten la forma en que se cuerpo metabolice los macronutrientes. La microbiota intestinal (la población de microbios que habitan en nuestros intestinos) estos pueden ser significativamente diferentes entre un adulto delgado y uno obeso. Las susceptibilidades genéticas pueden ser otro factor y esto es necesario estudiarlo caso caso.

Y recuerde si nota dificultades en perder peso aún comiendo sano, no continúe sólo. Asegúre el éxito de adelgazar comiendo saludable con un nutricionista especialista de confianza.

REFERENCIAS

  1. Actividad física. Fuente
  2. Energy expenditure of nonexercise activity. Fuente
  3. Estoy haciendo todo bien, pero todavía no estoy perdiendo peso. Fuente
Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos obligatorios marcados*