La insulina es una hormona que se produce en el páncreas, una glándula ubicada detrás del estómago.

Esta hormona es de gran importancia para el cuerpo, ya que permite usar glucosa para obtener energía y mantener sus niveles estables.

Es decir, la insulina no sólo permite usar la energía de los carbohidratos, sino que ayuda a evitar que su nivel de azúcar en sangre suba demasiado (hiperglucemia) o baje mucho (hipoglucemia).

RELACIONADO: Indice de insulina – ¿Qué es?

¿Cómo funciona la insulina?

Las células de su cuerpo necesitan azúcar para obtener energía. Sin embargo, el azúcar no puede entrar directamente a las células.

Después de ingerir alimentos con carbohidratos, el cuerpo los procesa y aumentan los niveles de azúcar en sangre, en este momento el cuerpo indica a las células del páncreas que liberen insulina en el torrente sanguíneo.

carbohidratos e insulina

Luego, la insulina se adhiere a las células y permite que la glucosa entre, para que luego se utilice como fuente de energía. Por este motivo, muchas veces se describe como una “llave”, que abre a la célula para permitir usar el azúcar en sangre.

como funciona la insulina explicacion bien facil

Importancia de la insulina

La insulina es de mayor importancia para equilibrar los niveles de glucosa en sangre. Cuando hay demasiada glucosa en el torrente sanguíneo, la insulina le indica a su cuerpo que almacene el exceso en el hígado.

La glucosa almacenada no se libera hasta que los niveles de glucosa en sangre disminuyen: entre comidas o cuando su cuerpo necesita un impulso adicional de energía, como al hacer actividad física.

Por lo tanto, la insulina ayuda a equilibrar los niveles de azúcar en sangre y los mantiene en un rango normal. A medida que aumentan los niveles de azúcar en sangre, el páncreas segrega más cantidad de esta hormona.

Si su cuerpo no produce suficiente insulina o sus células son resistentes a ella, puede desarrollar hiperglucemia (niveles altos de azúcar en sangre), que pueden causar complicaciones a largo plazo.

RELACIONADO: Glucosa – Valores normales, altos y bajos de azúcar en sangre

Diabetes e insulina

La diabetes ocurre cuando su cuerpo no usa la insulina adecuadamente o no produce suficiente cantidad. Hay dos tipos de diabetes: tipo 1 y tipo 2.

Si tiene diabetes tipo 1, su cuerpo no puede producir insulina. Esto se debe a que su sistema inmunológico ha destruido todas las células productoras de insulina en su páncreas. Esta enfermedad se diagnostica con mayor frecuencia en personas jóvenes, aunque puede desarrollarse en la edad adulta.

En la diabetes tipo 2, su cuerpo se ha vuelto resistente a los efectos de la insulina. Esto significa que su cuerpo necesita más cantidad para obtener los mismos efectos. Por lo tanto, su cuerpo produce insulina en exceso para mantener los niveles de glucosa en sangre normales.

Luego de muchos años de sobreproducción, las células productoras de insulina del páncreas se destruyen. La diabetes tipo 2 afecta a personas de cualquier edad, pero generalmente se desarrolla en la edad adulta debido a una alimentación no balanceada.

RELACIONADOS:

Inyecciones de insulina para diabéticos

Las inyecciones de insulina pueden ayudar a tratar ambos tipos de diabetes. Cuando se inyectaa actúa como un reemplazo o complemento de la insulina que su cuerpo produce naturalmente.

Las personas con diabetes tipo 1 no pueden producir insulina, por lo que deben inyectarse insulina para controlar sus niveles de azúcar en sangre.

Muchas personas con diabetes tipo 2 pueden controlar sus niveles de glucosa en sangre con cambios en el estilo de vida, la alimentación y medicación oral.

Sin embargo, si estos tratamientos no son suficientes, podrían necesitar insulina inyectable para ayudar a controlar sus niveles de glucosa en sangre.

RELACIONADO: ¿Cómo inyectar insulina?

Administración y dosis

La insulina no puede administrarse por vía oral. Debe inyectarse con una jeringa, una lapicera o una bomba. El tipo de inyección de insulina que use se basará en sus preferencias personales, necesidades de salud y disponibilidad en su servicio médico.

Su médico le mostrará cómo administrarse las inyecciones. Puede inyectar la insulina debajo de la piel en muchas partes diferentes de su cuerpo, como:

  • Abdomen
  • Muslos
  • Glúteos
  • Parte superior de los brazos


No se inyecte insulina a 5 cm de su ombligo porque su cuerpo no la absorberá bien. Debe variar la ubicación de las inyecciones para evitar el engrosamiento de la piel debido a la exposición constante a esta hormona.

Tipos de tratamientos con insulina

El uso de insulina inyectable varía según la persona según sus niveles de glucosa en sangre y los objetivos de control de la diabetes.

La cantidad de insulina que necesitará a diario depende de factores como su dieta, nivel de actividad física y la gravedad de su diabetes.

Algunas personas solo necesitan una inyección de insulina al día. Otros necesitan tres o cuatro. Su médico también puede indicarle que use tanto insulina de acción rápida como de acción prolongada.

Todos los tipos de insulina producen el mismo efecto. Imitan los aumentos y disminuciones naturales de los niveles de esta hormona en el cuerpo durante el día. La composición de los diferentes tipos afecta la rapidez y la duración de su acción. Los tipos de tratamientos de insulina son:

  • De acción rápida: este tipo de insulina comienza a actuar aproximadamente 15 minutos después de la inyección. Sus efectos pueden durar entre tres y cuatro horas. Por lo general se usa antes de una comida.
  • De acción corta: esta insulina se inyecta antes de una comida. Empieza a actuar de 30 a 60 minutos después de la inyección y dura de cinco a ocho horas.
  • De acción intermedia: este tipo de insulina comienza a actuar de una a dos horas después de la inyección y sus efectos pueden durar de 14 a 16 horas.
  • De acción prolongada: es posible que esta insulina no comience a actuar hasta aproximadamente dos horas después de que se la inyecte. Sus efectos pueden durar hasta 24 horas o más.

RELACIONADO: Diabetes gestacional – Síntomas, causas y dieta

Reacciones adversas y posibles efectos secundarios

La hipoglucemia, o niveles de glucosa en sangre demasiado bajos, a veces pueden ocurrir cuando se administra insulina. Esto se llama reacción a la insulina.

Si hace demasiado ejercicio o no come lo suficiente, su nivel de glucosa puede bajar demasiado y desencadenar una reacción a la insulina. Necesita equilibrar la dosis que se administra con los alimentos. Los síntomas de las reacciones a la insulina son:

  • fatiga
  • incapacidad para hablar
  • transpiración
  • confusión
  • pérdida de consciencia
  • convulsiones
  • espasmos musculares
  • piel pálida

Para detener los efectos de una reacción a la insulina, lleve consigo al menos 15 gramos de un carbohidratos rápidos, (alimentos con azúcar) en todo momento.

RESUMEN

La insulina es una hormona importante para obtener energía de los carbohidratos y mantener los niveles de glucosa en sangre.

Funciona como una llave que permite abrir a las células para que puedan utilizar el azúcar del torrente sanguíneo.

Las personas que no pueden producir insulina o son resistentes a ella desarrollan diabetes.

Algunas personas con diabetes pueden necesitar las inyecciones de insulina para ayudar a mantener el nivel de glucosa en sangre dentro de un rango saludable.

Los niveles saludables de glucosa en sangre ayudan a reducir el riesgo de complicaciones de la diabetes, como ceguera y pérdida de extremidades.

Realizar cambios en su estilo de vida es importante para evitar que su nivel de glucosa en sangre suba demasiado. Si necesita de inyecciones, hable con su médico sobre las formas de hacer que su tratamiento con insulina sea lo más eficaz posible.

REFERENCIAS

  1. Confused by diabetes? Here’s a simple explanation. Fuente

2.Insulin History, Biochemistry, Physiology and Pharmacology. Fuente

3. Insulinoterapia. Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *