Categorías: Salud

¿Es el IMC un buen indicador de salud?

El índice de masa corporal (IMC) es una herramienta estándar de evaluación de la salud en la mayoría de los centros de atención médica.

Aunque el IMC se ha utilizado durante décadas como la medida de referencia para su salud, ha sido ampliamente criticado por simplificar demasiado lo que realmente significa estar sano.

De hecho, muchos afirman que el IMC está desactualizado, es inexacto y no debe usarse en entornos médicos y de acondicionamiento físico.

Este artículo le dice todo lo que necesita saber sobre el IMC, su historial, si es un predictor preciso de la salud y cuáles son sus desventajas.


¿Qué es el IMC?

IMC significa índice de masa corporal. Fue desarrollado en 1832 por un matemático belga llamado Lambert Adolphe Jacques Quetelet. Desarrolló la escala de IMC para estimar rápidamente el grado de sobrepeso y obesidad en una población determinada para ayudar a los gobiernos a decidir dónde asignar los recursos financieros y de salud.

Curiosamente, Quetelet afirmó que el IMC no era útil para el estudio a nivel individual, sino más bien para dar una instantánea de la salud general de una población. Sin embargo, hoy día el índice de masa corporal se usa ampliamente para medir la salud de un individuo.

La escala de IMC se basa en una fórmula matemática que determina si una persona tiene un peso “saludable” dividiendo su peso en kilogramos por su altura en metros al cuadrado:

IMC = peso (kg) / altura (m2)

Una vez que se calcula el IMC, se compara con la escala de IMC para determinar si se encuentra dentro del rango de peso “normal”:

  • Menos de 18,5 bajo peso alto
  • 18,5-24,9 Peso normal Bajo
  • 25,0–29,9 Sobrepeso Bajo a moderado
  • 30,0–34,9 Obesidad clase I (obesidad moderada) Alta
  • 35.0–39.9 Obesidad clase II (obesidad severa) Muy alta
  • Mayor de 40 Obesidad clase III (obesidad extrema) Extremadamente alta

De acuerdo con este cálculo, un proveedor de atención médica puede sugerir cambios de salud y estilo de vida si no se encuentra dentro de la categoría de peso “normal”. Aunque esto puede brindarle al proveedor de atención médica una instantánea de la salud de una persona en función del peso de una persona, no considera otros factores, como la edad, el sexo, la raza, la genética, la masa grasa, la masa muscular y la densidad ósea.
Más información sobre este texto de origenPara obtener más información sobre la traducción, se necesita el

¿El índice de masa corporal es un buen predictor de salud?

A pesar de las preocupaciones de que el IMC no identifica con precisión si una persona está sana, la mayoría de los estudios muestran que el riesgo de una persona de padecer enfermedades crónicas y muerte prematura aumenta con un IMC muy bajo – inferior a 18,5 (“peso insuficiente”) o muy alto – superior a 30,0 (“obesidad”).

Por ejemplo, un estudio retrospectivo de 2017 de 103,218 muertes encontró que aquellos que tenían un IMC de 30.0 o más (“obesos”) tenían un riesgo de muerte de 1.5 a 2.7 veces mayor después de un seguimiento de 30 años (1).

Otro estudio mostró que aquellos en la categoría de IMC “obesos” tenían un 20% más de riesgo de muerte por todas las causas y enfermedades cardíacas, en comparación con aquellos en la categoría de IMC “normal”.

Los investigadores también encontraron que aquellos que estaban en las categorías de “bajo peso” o “severamente obesos” y “extremadamente obesos” murieron un promedio de 6.7 años y 3.7 años antes, respectivamente, en comparación con aquellos en la categoría de IMC “normal”.

Otros estudios han demostrado que un IMC superior a 30.0 comienza a aumentar significativamente su riesgo de problemas de salud crónicos, como diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca, dificultades respiratorias, enfermedad renal, enfermedad del hígado graso no alcohólico y problemas de movilidad.

Debido a que la mayoría de las investigaciones muestran un mayor riesgo de enfermedad crónica entre las personas con obesidad, muchos profesionales de la salud pueden usar el IMC como una instantánea general del riesgo de una persona. Aún así, no debería ser la única herramienta de diagnóstico utilizada.

Desventajas del IMC

A pesar de que las investigaciones asocian un IMC bajo (por debajo de 18,5) y alto (30 o más) con mayores riesgos para la salud, existen numerosas fallas en su uso.

Depender únicamente del IMC puede pasar por alto otras medidas importantes de la salud, como el colesterol, el azúcar en la sangre, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y los niveles de inflamación, y sobreestimar o subestimar la verdadera salud de una persona.

El IMC tampoco nos dice nada sobre dónde se distribuye la grasa corporal. La grasa corporal almacenada alrededor del abdomen, la cual presenta un mayor riesgo para la salud que la grasa corporal almacenada alrededor de las caderas. Esta forma de “manzana” se asocia con una mayor probabilidad de desarrollar síndrome metabólico. Esta es una combinación de afecciones relacionadas, como presión arterial alta, glucosa en sangre alta y niveles altos de colesterol, todos los cuales aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2.

Es más, a pesar de que los hombres y las mujeres varían en la composición corporal, y los hombres tienen más masa muscular y menos masa grasa que las mujeres, el IMC usa el mismo cálculo para ambos grupos. Medir la circunferencia de la cintura y el porcentaje de grasa corporal puede ser más útil en tales casos.

Muchas personas pueden tener un IMC “normal”, pero tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes tipo 2, según factores como la presión arterial o la distribución de la grasa corporal.

Por último, simplemente al utilizar el IMC para determinar la salud de una persona, se ignoran otros aspectos de la salud, como el bienestar mental y factores sociológicos complicados, como los ingresos, el acceso a alimentos asequibles y nutritivos, las habilidades y conocimientos alimentarios y el entorno de vida.

RESUMEN

El IMC es fácil de medir y proporciona una estimación aproximada del riesgo de enfermedad. Pero si bien es un buen punto de partida, el IMC debe usarse junto con otras medidas para obtener una imagen más completa del riesgo de salud individual de una persona. Los factores del estilo de vida (como el tabaquismo, la actividad física, la dieta y los niveles de estrés) y los niveles de presión arterial, azúcar en sangre y colesterol en sangre deben considerarse junto con el IMC para establecer el riesgo para la salud.

Además, el uso de otras herramientas de evaluación corporal en lugar del IMC, como la circunferencia de la cintura, el porcentaje de grasa corporal también puede ayudar a orientar las decisiones sobre las mejores intervenciones de salud para una persona específica. Sin embargo, cada uno tiene su propio conjunto de ventajas y desventajas.

REFERENCIAS

  1. Body Mass Index and Mortality in a Very Large Cohort: Is It Really Healthier to Be Overweight?. Fuente
  2. Body Mass Index Categories and Mortality Risk in US Adults: The Effect of Overweight and Obesity on Advancing Death. Fuente
  3. Body Mass Index Categories and Mortality Risk in US Adults: The Effect of Overweight and Obesity on Advancing Death. Fuente
Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos obligatorios marcados*