Categorías: Eliminar grasa corporal

¿Cómo hablar con niños y adolescentes sobre el sobrepeso?

Según un estudio de 2516 niños, las dietas para perder pesos mal formuladas aumentan 3 veces la posibilidad de desarrollar obesidad, en comparación con los adolescentes que no usaron dietas. Además, los niños del primer grupo tenían 6 veces más probabilidades de sufrir trastornos alimentarios en la edad adulta.

Por eso es necesario abordar el problema del exceso de peso en adolescentes con extrema precaución: no se puede poner a los niños en una dieta baja en calorías y obligarlos a practicar deportes sin criterio. Este enfoque no solo es ineficaz para la pérdida de peso, sino que también puede crear un trauma psicológico.

RELACIONADOS:


Sobrepeso en adolescentes

Según la OMS más del 18% de los adolescentes de entre 12 y 18 años tienen sobrepeso. Además, la cifra tiende al aumento. Los nutricionistas de todo el mundo señalan que los niños tienden a comer en exceso y moverse menos durante la educación en el hogar relacionada con la cuarentena.

Los carbohidratos refinados y los alimentos ultraprocesados ​​desempeñan un papel importante; en el primer caso, estamos hablando del consumo de refrescos dulces, jugos y dulces, en el segundo, pastas instantáneas, galletitas, mayonesa y varias “comidas para microondas”.

Los carbohidratos simples con un índice glucémico alto alteran el equilibrio hormonal del cuerpo, provocando una sobreproducción de la hormona insulina, lo que conduce al crecimiento excesivo del tejido adiposo blando. Las grasas trans contenidas en alimentos ultraprocesados, pueden alterar la bioquímica del cuerpo.

¿Cómo se siente el niño con respecto a su peso?

La autoestima es uno de los factores clave en la salud psicológica de un niño, su percepción de sí mismo y la comunicación exitosa con los demás. Observe el comportamiento del niño, tratando de comprender qué problemas le preocupan y si estos problemas incluyen exceso de peso.

Responda las siguientes preguntas. Si al menos una de las respuestas es positiva, el malestar psicológico creado por el exceso de peso en un grado u otro impide que el niño disfrute plenamente de la vida:

  • ¿El niño se considera feo porque tiene sobrepeso?
  • ¿Tiene problemas para encontrar ropa?
  • ¿Le molesta que le sea difícil ejercitarse en las lecciones de educación física?
  • ¿Tiene alguna dolencia física?
  • ¿Se están riendo de él sus compañeros?

Recomendaciones para padres


Cambiar los hábitos alimenticios de los niños comienza con cambiar los hábitos alimenticios de los padres. En la práctica, esto significa que la dieta tanto de un niño como de un adulto debe incluir regularmente alimentos integrales, carnes magras: pescado pollo, huevos, verduras y frutas, quesos magros y grasas saludables como los frutos secos.

Los jugos, refrescos, dulces y bocadillos (como papas fritas o picatostes) son alimentos con “calorías vacías” que fácilmente conducen a un aumento de peso. Además, si bien a muchos niños no les gusta el sabor de las verduras, muchas veces es debido a que sus padres no las consumen.

Por tanto, es necesario comenzar a dar el ejemplo e introducir las verduras en la dieta por etapas, con combinaciones de sabores que atraigan tanto a los niños como a adolescentes.

¿Cómo reducir el exceso de peso de un adolescente?

Los pediatras aconsejan que es necesario centrarse no en el problema del exceso de peso en sí, sino en los hábitos que lo configuran. Si desea que su hijo pierda peso, en primer lugar, comience a controlar qué bocadillos consume durante el día.

Deje de comprar patatas fritas, palitos de pan, picatostes y dulces, para él y para usted. Una de las principales causas del aumento de peso son esas imperceptibles 300 calorías extra que se consumen al día. Cuanto antes se convierta en un hábito una alimentación saludable, más fácil será mantener un peso estable y saludable en el futuro.

Consejo prácticos para padres de adolescentes y niños con obesidad

Convierta la nueva rutina de alimentación en un juego; por ejemplo, cocine una comida saludable con su hijo. Califica sus comentarios, intenta buscar conjuntamente los productos que más le gustan. No presiones: si no le gusta el brócoli, prueba las judías verdes o el calabacín.

También trate de desarrollar el hábito de comer en momentos específicos, evitando bocadillos y dulces en momentos aleatorios del día. Y tenga en cuenta que solo se pueden lograr resultados estables y a largo plazo si reconsidera su enfoque de la salud en general.

Su tarea es formar intereses y actividades comunes ayudando a su hijo a convertirse en un aliado. Trate de construir asociaciones positivas con un estilo de vida saludable minimizando el factor de estrés, sin centrar toda su atención en el exceso de grasa y la pérdida de peso.

RESUMEN

Si desea ayudar a su hijo a perder peso, deberán avanzar juntos hacia una nutrición adecuada. Hacer énfasis no en perder peso, sino en los efectos positivos para la salud de una nutrición y ejercicio adecuados lo ayudarán a alcanzar el objetivo más fácil.

REFERENCIAS

  1. Obesity, disordered eating and eating disorders in a longitudinal study of adolescents: how do dieters fare 5 years later?. Fuente
  2. There’s No Easy Fix for Children’s Weight Gain. Fuente
Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos obligatorios marcados*