Hígado graso

Principales diferencias entre hígado graso y cirrosis

Mantener un sistema digestivo saludable es necesario para tener una excelente salud general, y una de las partes más importantes del tracto digestivo es el hígado. El hígado es responsable de varios procesos vitales, como metabolizar grasas, carbohidratos y proteínas, producir bilis, conservar el glucógeno y los minerales, eliminar fármacos y hormonas, y mucho más.

Sin embargo, cuando el hígado se ve afectado por una enfermedad, puede tener un impacto negativo en su salud. Algunas de estas enfermedades son la enfermedad del hígado graso y la cirrosis. Sigue leyendo para comprender mejor sus necesidades de salud e identificar las diferencias entre ambas condiciones.

RELACIONADOS:

¿Qué causa la enfermedad del hígado graso?

Las células sanas del hígado deben contener poca o ninguna grasa. Más del 5% de grasa almacenada en las células del hígado se considera demasiado, y esto puede resultar en un hígado graso. Esta condición tiene un par de clasificaciones principales: enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) y enfermedad del hígado graso alcohólico (AFLD). Si bien la AFLD es causada por el exceso de alcohol, la NAFLD podría ser causada por la obesidad, la diabetes tipo 2 o el colesterol alto, y es el tipo de esteatosis hepática más común en muchos países. Puede ser difícil reconocer si tiene esteatosis hepática debido al hecho de que el problema generalmente no provoca ningún síntoma notable, pero puede identificarlo con análisis de sangre, pruebas de imágenes o, a veces, una biopsia de el hígado.

¿Qué es la cirrosis del hígado?

La cirrosis del hígado se caracteriza por el crecimiento de una cicatriz fibrótica sobre el tejido hepático normal, en otras palabras es la acumulación de cicatrices por daños en el hígado. La cirrosis no es una enfermedad que se desarrolle inmediatamente; de hecho suele darse por un efecto de años de daño al hígado, ya sea como resultado del consumo excesivo de alcohol, alimentación o de otras condiciones de salud. Similar a la enfermedad del hígado graso, los primeros puntos de la cirrosis del hígado por lo general tiene síntomas se manifiesten. Sin embargo, con el tiempo algunos síntomas de cirrosis que pueden aparecer son:

  • Náuseas
  • Retención de líquidos
  • Problemas de memoria
  • Hinchazón abdominal
  • Molestias en el abdomen
  • Cambios en las deposiciones
  • Insomnio
  • Falta de energía
  • Encías que sangran con facilidad
  • Orina más oscura de lo normal
  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos.

Diferencias entre la enfermedad del hígado graso y la cirrosis

Si bien la enfermedad del hígado graso y la cirrosis involucran al hígado, es importante tener en cuenta una serie de diferencias principales.

La enfermedad del hígado graso se define por la acumulación de células grasas en el hígado, pero la cirrosis es la formación de tejido cicatricial sobre áreas normales de tejido. Ambos grupos de enfermedad del hígado graso (AFLD y NAFLD) pueden conducir a la cirrosis cuando no se tratan a tiempo.
Ambas condiciones tardan en progresar, pero la cirrosis justifica un problema considerablemente más grave.

La enfermedad del hígado graso es significativamente más común y si se trata a tiempo puede no general complicaciones de salud importante. En el caso de que descubra que tiene alguna de estas condiciones, es crucial buscar atención lo antes posible. Aunque ambas condiciones pueden ser crónicas, el tratamiento de su enfermedad y el mantenimiento de su salud son esenciales para su bienestar.

El hígado graso no alcohólico puede ser una etapa previa a la cirrosis

Hay cuatro etapas de la enfermedad del hígado graso no alcohólico:

  • Hígado graso simple o esteatosis
  • Esteatohepatitis no alcohólica (EHNA)
  • Fibrosis
  • Cirrosis

La primera etapa se conoce como hígado graso simple

Esto ocurre cuando las células del hígado comienzan a acumular grasa, aunque en esta etapa no hay inflamación ni cicatrización. A menudo no hay síntomas en esta etapa temprana, por lo que muchas personas no saben que tienen hígado graso. Para muchas personas, el hígado graso no se desarrolla más, y con una dieta saludable y ejercicio regular, se puede reducir el exceso de grasa en las células hepáticas. Se estima que aproximadamente el 20% de las personas con hígado graso simple desarrollarán esteatohepatitis no alcohólica o EHNA.2

La segunda etapa de NAFLD es la esteatohepatitis no alcohólica

Esta etapa ocurre cuando la acumulación de grasa en las células del hígado se acompaña de inflamación. Se estima que esta etapa afecta a 1 de cada 20 personas. La inflamación ocurre cuando el hígado está reparando el tejido dañado. Si aumenta la cantidad de tejido dañado, el hígado puede tener dificultades para repararlo lo suficientemente rápido y el tejido inflamado puede quedar como una cicatriz. Cuando comienza a desarrollarse tejido cicatricial, esto se conoce como fibrosis.

La tercera etapa de NAFLD es la fibrosis

Esto ocurre cuando hay tejido cicatricial persistente en el hígado y en los vasos sanguíneos que lo rodean. El hígado aún puede funcionar bastante bien en esta etapa, y eliminar o tratar la causa de la inflamación puede prevenir una mayor progresión o incluso revertir parte del daño. Sin embargo, si con el tiempo, el tejido cicatricial comienza a reemplazar una gran cantidad de tejido hepático normal, la función del hígado se ve afectada. Esto puede conducir a la cirrosis.

La cuarta etapa de NAFLD es la cirrosis

En esta etapa, el hígado deja de funcionar correctamente y comienzan a aparecer síntomas, como coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos y un dolor sordo en la parte inferior derecha de las costillas. El tejido cicatricial en la cirrosis hepática es difícil de extirpar, aunque se puede detener una mayor progresión si se elimina la causa del daño hepático.

La mayoría de las personas con NAFLD tienen la etapa temprana de la enfermedad (hígado graso simple o esteatosis) y solo un pequeño número desarrolla las etapas más graves. Pueden pasar varios años hasta que se desarrolle fibrosis o cirrosis. Aunque a menudo no hay síntomas que acompañen las primeras etapas de NAFLD, es importante pensar en la salud de su hígado.

RESUMEN

Si bien el hígado graso y la cirrosis son dos enfermedades que afectan a su hígado tienen diferencias sustanciales en el grado de daño del hígado y sus síntomas. El hígado graso suele ser silencioso o con síntomas inespecíficos, por lo que es muy difícil de diagnosticar. Por esa razón, las personas con hígado graso pueden no darse cuenta del deterioro de su condición hasta que la enfermedad llega a sus últimas etapas como la cirrosis. Las personas con cirrosis relacionada con NASH tienen un mayor riesgo de enfermedades hepáticas graves como insuficiencia hepática y cáncer de hígado.

Mantener un peso saludable, limitar los alimentos con alto contenido de azúcares añadidos, seguir una dieta saludable y variada, no fumar y limitar o eliminar el consumo de alcohol y hacer ejercicio con regularidad ayudará a que su hígado funcione correctamente y lo mantendrá sintiéndose saludable.

REFERENCIAS:

  1. Clinical differences between alcoholic liver disease and nonalcoholic fatty liver disease. Fuente
  2. What is the difference between fatty liver and NASH?. Fuente
  3. Fatty Liver Disease vs. Cirrhosis: Know the Difference. Fuente


Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos obligatorios marcados*