El sistema inmune es el resultado de un proceso evolutivo que tomó como base estructuras primitivas. Esto incluye a una gran cantidad de células, moléculas y mecanismos.

Las células y respuestas rápidas y más antiguas ante los microbios se conoce como inmunidad innata.

El nombre es debido a que involucra mecanismos de reconocimiento y respuesta, que son heredados y están prontos para funcionar rápidamente.

Sigue leyendo para saber qué es la inmunidad innata y cómo funciona como primera línea de las defensas.

RELACIONADO: ¿Cómo fortalecer el sistema inmune?

¿Qué es la inmunidad innata y cuál es su función?

La inmunidad innata (también llamada inmunidad natural o nativa) es el conjunto de moléculas y células que responden casi de inmediato a la presencia de microbios y células dañadas.

Este sistema tiene un patrón de reconocimiento definido y limitado, seleccionado a lo largo de la evolución de las especies y que no se modifica por el contacto repetido con el patógeno (virus o bacterias).

La función principal de la inmunidad innata es defender contra los microbios en las primeras horas o días luego de una infección.

Otras funciones de las células de la inmunidad innata son: actuar como centinelas, bloquear la entrada de microbios y activar la inmunidad adaptativa.

Componentes del sistema inmune innato

componentes del sistema inmune innato

Los componentes de la inmunidad innata reflejan su especificidad. Pueden reconocer moléculas compartidas por grupos de microbios y moléculas producidas por células dañadas del hospedador.

Los principales componentes de la inmunidad innata son:

1. Barreras físicas y químicas

En esta categoría entran la piel, los epitelios de las mucosas y moléculas antimicrobianas. Su función principal es bloquear a los microbios y evitar que ingresen al organismo.

2. Células fagocíticas

Este tipo de células son capaces de ingerir a los microbios o moléculas extrañas para luego destruirlas. Algunos ejemplos de células fagocíticas son: macrófacos, células dendríticas, linfocitos NK y neutrófilos. (Estos últimos son los efectores estrella de la inmunidad innata).

3. Proteínas sanguíneas

Las principales proteínas componentes de la inmunidad innata son los miembros del sistema complemento, las pentraxinas y las ficolinas. Estas son importantes tanto para neutralizar, como señalizar y marcar los microbios de forma de optimizar y amplificar la respuesta inmunitaria.

¿Cómo funciona el sistema inmunitario innato?

Cuando un patógeno ingresa al organismo genera señales de peligros capaces de activar la inmunidad innata. Estas son las llamadas PAMPS y DAMPS.

Entonces la respuesta inmunitaria innata puede combatir a los microbios mediante dos reacciones principales:

1. Por inflamación

Tras la entrada de un agente infeccioso en los tejidos, se puede desarrollar cambios en los vasos sanguíneos que aumentan su permeabilidad. Esto es una respuesta innata que se conoce como inflamación.

Esto permite reclutar grandes cantidades de células innatas en el sitio de la infección para fagocitar microbios. La inflamación es una herramienta fundamental para amplificar la respuesta inmune.

2. Inhibiendo la replicación de virus

El sistema inmunitario innato puede bloquear infecciones por virus mediante la expresión de interferones de tipo 1.

Como sugiere la palabra los interferones son una familia de citoquinas capaces de interferir en el ciclo viral. Estas moléculas pueden activar genes capaces de generar cambios rápidos para bloquear la transcripción y replicación viral.

Nota: Todas las respuestas inmunitarias innatas están reguladas por mecanismos de retroalimentación negativos que limitan el posible daño hacia los tejidos propios.

¿Por qué la inmunidad innata es tan importante para combatir una infección?

La inmunidad innata es importante para combatir una infección debido a que no sólo es la encargada de actuar rápido y primero, sino que cumple una función fundamental como activadora de la inmunidad adaptativa.

En la mayoría de los casos la inmunidad innata es suficiente para combatir una infección. Sin embargo, estos mecanismos también dan lugar a la producción de moléculas que estimulan la inmunidad adaptativa.

Sin inmunidad innata, nuestro organismo no sería capaz de producir inflamación y orquestar al resto de moléculas que existen para combatir y prevenir el posible daño por agentes infecciosos.

RESUMEN

La inmunidad innata es el conjunto de moléculas, células y mecanismos cuya función es dar una respuesta rápida ante una infección.

El sistema inmunitario innnato es el más antiguo evolutivamente, pero no por eso deja de ser específico. Sus señales de activación son los PAMPS y DAMPS.

Los componentes de la inmunidad innata son: barreras químicas, células fagocíticas y proteínas que circulan en la sangre.

Los dos mecanismos principales del sistema inmunitario innato son la inducción de la inflamación y la inhibición de replicación de virus por interferones del tipo 1.

REFERENCIAS

  1. The Immune System and Primary Immunodeficiency. Fuente
  2. Inmunología celular y molecular. Abdul k. Abbas. Novena edición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *