Alimentos

¿Estás empezando una dieta por las razones correctas?

No es ningún secreto que una dieta equilibrada y saludable puede ofrecer muchos beneficios para la salud, incluido un riesgo reducido de enfermedades crónicas, como la diabetes y las enfermedades cardíacas, regular el estado de ánimo y lograr un peso saludable para ti.

Estas son solo algunas de las muchas razones para tratar de mejorar tus hábitos alimenticios. Por otro lado, seguir dietas extremas o restringir demasiado su dieta también puede tener consecuencias negativas para la salud y el bienestar.

Como señaló un estudio reciente,1 no es la restricción dietética per se lo que causa problemas. De hecho, seguir un programa legítimo y basado en evidencia puede ser seguro y eficaz para perder peso. Son las prácticas de dietas extremas, de moda o poco saludables (que tienden a ser monótonas) las que pueden ser problemáticas y contribuir a las complicaciones en su salud física y mental.

Muchas personas han recibido un mensaje desde su nacimiento de que deben ser más delgadas de lo que son o que no deberían estar satisfechas con su cuerpo si son más grandes que el ideal cultural.

Las dietas de moda se aprovechan de este tipo de formas problemáticas de pensar sobre nosotros mismos y nuestros cuerpos. Se comercializan en base a nuestras inseguridades, no necesariamente a nuestra mejor salud.

Es por eso que examinar exactamente por qué quieres cambiar tu dieta, y hacerte preguntas importantes, puede ser extremadamente valioso en términos de identificar objetivos saludables para ti y desarrollar un plan seguro para llegar a ese lugar.

Y si tiene algún historial de trastorno alimentario, es una buena idea trabajar con un profesional de atención médica mental o hablar con un dietista registrado que esté bien informado sobre la recuperación de los trastornos alimentarios (o hacer ambas cosas).

Aquí hay 5 preguntas que debes hacerte antes de cambiar drásticamente tus hábitos alimenticios para saber que estás emocionalmente listo y tomar las mejores decisiones nutricionales para tu mente y cuerpo.

5 preguntas que hacer antes de empezar una dieta

Si actualmente estás pensando en empezar una dieta, la elección depende de ti.

Aproximadamente 1 de cada 5 adultos informan haber empezado una dieta especial,2 más comúnmente una dieta de pérdida de peso o baja en calorías, según los datos publicados por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Esta cifra es considerable y puede ser más alta en otros países desarrollados.

Ahora, todos tenemos autonomía corporal. Nadie puede decirte lo que tienes o no tienes que ver, o cómo deberías o no deberías pensar, sobre tu cuerpo.

Pero el hecho de que vivamos en una sociedad que tiende a alabar la delgadez y estigmatizar los cuerpos más grandes puede complicar la forma en que pensamos sobre nosotros mismos, y cómo pensamos en lo que queremos que nuestros cuerpos se vean y sean. Esto hace que pueda ser difícil separar lo que queremos realmente y lo que queremos hacer para encajar en lo que nos rodea.

En última instancia, un patrón de alimentación saludable se ve diferente para todos, a pesar de lo que la cultura dietética podría decirte. De hecho, lo saludable va con la perspectiva de tratar de comer de una manera que honre tu cuerpo y mente que a como te veas en el espejo.

Eso significa comer de una manera que es nutritiva físicamente, pero también es buena para tu salud mental, lo que implica sentirse a gusto con los alimentos que estás comiendo.

Entonces, si quieres cambiar tus hábitos alimenticios para mejorar tu estilo de vida, ¿cómo puedes asegurarte de no lanzarte por el camino de la cultura de la dieta tóxica? Aquí hay cinco preguntas que los expertos sugieren que te hagas a ti mismo.

1. ¿Qué espero obtener de la dieta?

Ten cuidado si la respuesta te lleva a un número específico que puede o no aparecer en tu escala de peso y medidas. Los autores del estudio mencionado anteriormente señalan que cuando se está haciendo dieta, la atención debe centrarse en mejorar los comportamientos de salud, como mejorar las opciones de alimentos o hacer más actividad física, en lugar de centrarse únicamente en los números.

La pérdida de peso como medida no es realmente una gran manera de determinar si alguien está sano o no.

La salud no se ve igual para todos, y la salud no está determinada por un cierto número o tamaño corporal. Puedes seguir hábitos saludables y cambiar tu salud para mejor, incluso si no pierdes peso.

Además, centrarse solo en el objetivo de perder peso puede no mantener su interés o motivación durante mucho tiempo, especialmente si se desanima por el ritmo o la cantidad de peso que está perdiendo con la dieta, o por lo que tiene que hacer para llegar allí.

2. ¿Mis objetivos no son realistas para el tamaño de mi cuerpo?

Las dietas de moda, restrictivas o extremas conducen a la idea de que pueden transformar su cuerpo.

Sin embargo, si tiene que tomar medidas o extremos cada vez más drásticos para mantener un cierto tamaño corporal o pérdida de peso, entonces su dieta, o esta dieta prospectiva, puede ser tóxica o peligrosa para su salud.

Sabemos que los esfuerzos para manipular intencionalmente el tamaño del cuerpo no son sostenibles para la gran mayoría de las personas. Desvincularse de esta motivación es comprensiblemente muy difícil, especialmente en una sociedad que valora un ideal delgado. Puedes trabajar con un terapeuta de la salud mental para ayudar a resolver estas creencias y sentimientos.

3. ¿Cuál es tu definición de salud?

Sus razones para perseguir la pérdida de peso pueden ser válidas. Está bien, por ejemplo, si simplemente no te sientes cómodo con tu peso corporal actual y quieres hacer un cambio.

Pero tómate tu tiempo para profundizar y preguntarte qué es lo que realmente quieres de este cambio de comportamiento que estás persiguiendo. Intenta enfocarte en tu salud primero. ¿Quieres mejorar tu capacidad pulmonar? ¿Tienes energía después de despertarte por la mañana? ¿Poder dormir más profundo y mejor?

No siempre tenemos el control completo del número en la balanza como nos dicen. No se trata, sólo de “poder de voluntad” para bajar de peso con dietas.

Pero si tienes el control de los comportamientos de salud, como dar paseos regulares para mejorar tu estado físico aeróbico o mantener un horario regular de sueño para que te sientas más listo para tu día. En resumen: Piensa en lo que la salud significa para ti y qué comportamientos realmente te harán llegar ahí.

4. ¿Empezar la dieta te hace sentir peor respecto a la comida?

Las red flags de una dieta tóxica incluyen tener que contar toda su comida, eliminar a raja tabla ciertos grupos de alimentos, o incluso recomendaciones para comer una cierta cantidad de algún alimento muy específico (como ananá o sopa) todos los días, a todas horas.

Si estás evaluando si los cambios en tu dieta provienen de un lugar saludable, piensa si esto es algo que podrías hacer para siempre.

También es importante evaluar cómo te sientes mientras sigues la dieta. ¿Piensas en la comida todo el tiempo o estás preocupado por lo que comerás a continuación o por lo que se te permite (o no se te permite) comer?

No es saludable que la comida ocupe tanto espacio en tu cerebro. Por supuesto, los cambios iniciales requerirán pensar, como voy a agregar fruta al desayuno”, pero no deberían convertirse en una distracción que te impida disfrutar de la vida o interferir con el trabajo, otras responsabilidades o relaciones.

5. ¿La dieta te hace sentir con más o menos vitalidad?

Una dieta equilibrada permite que una persona se sienta más liviana y brinda una sensación de mayor energía. Si bien las primeras dos semanas de empezar sus cambios dietéticos puede sentir impulsos de volver a los productos que comía habitualmente (sobre todo si estaba acostumbrada a mucho azúcar y harinas refinadas) es cuestión de tiempo para que su cuerpo empiece a adaptarse y sentir cambios positivos.

SI está empezando una dieta nueva, preste atención a cómo se siente al levantarse, cuáles son sus rendimientos de actividad física y mental, y su humor en general. Si se siente más enérgico y liviano que a cómo venía comiendo en un principio, continúe en este viaje dietético.

Referencias

Pros & cons of some popular extreme weight-loss diets. Fuente

Special Diets Among Adults: United States, 2015–2018. Fuente

Compartir
Gonzalo Paredes

Gonzalo es apasionado por impulsar cambios positivos a través de la investigación y divulgación de la ciencia. Además de escribir con otros miembros del equipo, Gonzalo se asegura de que el contenido sea actual, preciso y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos obligatorios marcados*

Artículos recientes

Ayuno y su efecto en el sistema inmunológico

Descubra cómo el ayuno puede potenciar su sistema inmunológico y fortalecer las defensas de su cuerpo. Leer más

Ayuno y sueño: cómo el tiempo que comes afecta tu descanso nocturno

Descubre cómo el horario de tus comidas puede influir en la calidad de tu descanso nocturno en 'Ayuno y sueño'. Leer más

Ayuno y belleza: cómo la restricción alimentaria puede mejorar la apariencia

Descubra cómo el ayuno podría ser el secreto para potenciar su belleza y mejorar su apariencia física. Leer más