Es un hecho, que nuestro organismo se va renovando, esto incluye a las células. Cada 10 años el cuerpo genera un esqueleto nuevo, cada medio año cambias las paredes del estómago y cada 6 semanas, todas las células del hígado se han renovado por completo.

De hecho, los científicos se animan a señalar que el 100% de las células del cuerpo son sustituidas en un plazo no mayor a 10 años. (3)

Este proceso puede estimularse mediante el ayuno, y afecta a todos los tejidos de nuestro cuerpo.

¿Cuáles son los efectos del ayuno en las células?

Las funciones esenciales de las células son la nutrición, la circulación, la excreción, la reproducción y la relación con el medio. Por la nutrición celular se incorporan alimentos que la célula transformará en su interior, para convertirlos en compuestos ricos en energía.

Un mecanismo intrínseco de las células, denominado la autofagia, es esencial para la supervivencia de las células y para que permanezcan sanas.

La autofagia permite a las células luchar contra situaciones adversas y deshacerse de todo lo que se ha averiado o ya no les sirve, comiéndose literalmente la basura acumulada. Esta limpieza celular se puede asemejar (salvando las distancias) en llevar a tu coche al taller.

De esta forma el organismo se libra de las proteínas viejas e inservibles, e impide que se vayan acumulando y dando origen a diversas patologías.

El problema de esta auto reparación es que con la edad, los malos hábitos de vida y el estrés, se puede ir deteriorando y no hacer correctamente su trabajo.

Si aún tienes resistencias con esta práctica, déjame decirte que es ciencia. El japonés Yoshinori Ohsumi, de 71 años, recibió en 2016 el premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del mecanismo genético de la autofagia. (5)

Ayuno y dolor de espalda – ¿Cómo se relacionan?

ayunar dolor de espalda

Sin tener en cuenta consideraciones del tipo, que el ayuno intermitente está de moda, su práctica puntual genera múltiples beneficios para la salud.

Ayunar de forma intermitente no tiene sólo efectos en el peso corporal, sino que cuando nos sintamos sobrecargados o nos duela la espalda, puede ser un buen recurso para nuestra salud. (1,2,3)

Es preciso entender que la comida produce la activación de ciertas vías metabólicas (ligadas con el crecimiento físico), mientras que el ayuno activa otras rutas (asociadas a la regeneración).

¿Entonces no comemos? Para nada. No seamos extremistas.

La comida y más aún los alimentos de calidad, nos aportan nutrientes importantes necesarios para la salud.

El ayuno por su parte es un proceso restaurador del cuerpo, como puede ser dormir. De hecho, habrás advertido que dormir con el estómago lleno es contraproducente para el buen descanso y reparación corporal, ya que una importante cantidad de energía se emplea en la digestión.

Si atas cabos, te darás cuenta de que no cenar, puede ser un buen aliado para resolver múltiples problemas de salud. Es como decirle al cuerpo que emplee todo su potencial y energía en curar el dolor de espalda.

Dicho y hecho.

Antiguamente, cuando no existían supermercados y el hombre era nómada, los períodos de ayuno eran muy usuales. Los hombres de la antigüedad se pegaban grandes festines, sabiendo que luego les tocaría ayunar. Esta era, sin saberlo, su medicina natural contra las múltiples enfermedades que les acechaban.

Hoy con la despensa llena y los avances en medicina, nos hemos olvidado de la importancia de ayunar intermitentemente como herramienta de recuperación. En la actualidad nos pegamos festines todos los días, sin reparar en que de vez en cuando, debemos descansar.

Beneficios del ayuno en los tejidos

De hecho, el semi ayuno puede llegar a alargar tu vida, por sus múltiples beneficios. Entre ellos cabe destacar la mejora del sistema inmunológico, eliminar grasa corporal, la eliminación de toxinas, reducción de la inflamación de los tejidos y dolor de espalda, etc. (1,2,3)

¿Te imaginas no sacar la basura de casa durante años?

No solo olería fatal, sino que enfermaríamos. Lo mismo ocurre con nuestro cuerpo, debe eliminar los desechos acumulados de vez en cuando.

Famosos del estilo de Hugh Jackman, Angelina Jolie y Beyoncé, entre otros, practican de forma intermitente el ayuno. Si personas con tantos medios y recursos a su alcance, deciden reciclarse de vez en cuando, por algo será.

Es el momento de fijar un plan de acción. Quiero que lo compruebes personalmente. Márcate en el calendario una semana que tengas más tranquila y comienza a practicar un semiayuno, combinándolo con una buena alimentación.

Existen una gran variedad de tipos de ayunos, pero yo te aconsejo desayunar y comer de forma saludable (pescado, verduras, frutas, zumos naturales, etc.) e irte a la cama pronto sin cenar.

Únicamente será una semana, pero pronto empezarás a ver los beneficios. No peques, aunque tengas hambre. Si has dicho que esta semana vas a hacer algo beneficioso para ti y para tu dolor de espalda, no hagas lo contrario.

¡Se fiel al plan. Se fiel ti mismo!

Te aconsejo que te dejes post-it o notas por casa dándote ánimos y recordándote el porqué de hacer un semiayuno. La razón no es otra, que empezar a desprenderte del dolor.

RELACIONADOS:

Que el dolor de espalda forme parte del pasado

ayunar para mejorar el dolor de espalda

Existen ayunos más duros, pero de momento vamos a empezar por el primer peldaño.

Si eres de los que les suenan las tripas en la cama, levántate y bebe infusiones depurativas o agua filtrada. También puedes optar por atrasar el desayuno.

No sé si lo sabias, pero la palabra desayuno que deriva de desayunar, es un verbo que está formado por el prefijo latino des- que expresa vuelta a una situación, acción inversa o “salida de” y el verbo ayunar, que viene del verbo latino ieiunare (abstenerse de comer).

Con el paso del tiempo hemos olvidado su significado etimológico, pero el desayuno venia después de abstenerse de comer durante un número prolongado de horas.

Antiguamente se respetaba esta costumbre e incluso se veía con buenos ojos ayunar como fuente de salud. Actualmente, cenamos cada día más tarde y de forma abundante para premiarnos del duro día de trabajo.

Lo que no nos damos cuenta, es que es una actitud mal aprendida. Si de verdad quieres recuperarte, es importante que cenes poco y pronto, o mejor aún, que no cenes y te metas pronto en la cama.

Al día siguiente estoy seguro de que te sentirás mucho mejor.

Practícalo de forma esporádica cuando te sientas mal o cuando quieras sentirte MEJOR.

Cuando dudes o te asalten los pensamientos negativos, recuerda que:

“Un pequeño esfuerzo hoy, será una gran recompensa mañana”

Si quieres aprender muchas más herramientas y eliminar por fin, el Dolor de Espalda de tu vida, empieza a estudiar la Trilogía de El Club de los Héroes.

REFERENCIAS:

  1. Intermittent fasting and healths effects. Fuente
  2. INTERMITTENT FASTING AND HUMAN METABOLIC HEALTH. Fuente
  3. INTERMITENTTING FASTING BLUEPRINT. Fuente
  4. Your Body Is Younger Than You Think. Fuente
  5. Molecular Mechanisms of Autophagy in Yeast. Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *